La gran duquesa María Teresa se convirtió en una guía voluntaria para 30 visitantes invitados para conocer el palacio gran ducal