«No es tiempo de culpables»