La tonadillera teme que nuevas revelaciones echen más por tierra la imagen de su hija y ha intentado poner un bozal legal a un ex novio de Isa. Fausto no tiene miedo y va a seguir largando.