Charlemos Foro.foroespana.com

Monarquias, Actualidad y Notícias, Realeza, Casas Reinantes, Monarquías, Letizia Ortíz, Máxima de Holanda, Joyas de la Realeza, Tecnología, Hogar, Salud, Arte y Entretenimiento
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
Julio 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
CalendarioCalendario
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» AGENDA DE SM. REYES FELIPE y LETIZIA
Hoy a las 4:11 pm por Agus8

» EL ABC DE LAS IMAGENES
Hoy a las 3:30 pm por Agus8

» CONTEMOS CON IMAGENES (juego)
Hoy a las 3:17 pm por Agus8

» El ratón de Diccionario (Juego)
Hoy a las 2:22 am por mencar

» ¿CUÁL ES EL ANTÓNIMO DE...
Hoy a las 2:18 am por mencar

» El Furgón de las palabras (Juego)
Hoy a las 2:11 am por mencar

» Como evitar el anisakis
Hoy a las 2:09 am por mencar

» SOBRE JUAN FROILAN y VICTORIA FEDERICA
Ayer a las 4:18 am por Kairel

» A LA VUELTA DE LA ESQUINA ...( Videos Excelentes de Peru)
Ayer a las 3:44 am por Kairel

» CASA PRINCIPESCA DE MÓNACO
Ayer a las 3:31 am por Agus8

» RECETAS TÍPICAS DEL PERÚ
Ayer a las 3:14 am por Kairel

» CASA REAL BELGA
Ayer a las 3:09 am por Agus8

¿Quién está en línea?
En total hay 15 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 14 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Agus8

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 131 el Miér Nov 18, 2015 11:42 pm.
AFILIADOS
BannerFans.com
BannerFans.com
BannerFans.com
Prensa

Visitor Flags


Stat counter


Comparte | 
 

 LADIES OF SPAIN by Andrew Morton

Ir abajo 
AutorMensaje
News
Forero Premium
Forero Premium
avatar

Mensajes : 9941
Fecha de inscripción : 27/11/2007
Localización Localización : País de los sueños

MensajeTema: LADIES OF SPAIN by Andrew Morton   Lun Mar 04, 2013 11:15 pm

La Otra Crónica. El Mundo 2/3/13.

‘LADIES OF SPAIN’


Andrew Morton (Dewsbury, 1953) fue bautizado el ‘terror de las monarquías’ desde que en 1992 publicara ‘Diana, su verdadera historia’, un libro en el que, con la colaboración de la propia Lady Di, destapaba las infidelidades del príncipe Carlos. Vendió siete millones de ejemplares y comenzó su carrera de biógrafo: Victoria y David Beckham, Tom Cruise, los duques de Cambridge... El próximo día 5 de marzo, Morton publica en España ‘Ladies of Spain: Sofía, Elena, Cristina y Letizia’ (La Esfera), el trabajo más exhaustivo jamás realizado sobre las interioridades de la Familia Real española y del que LOC les adelanta una pequeña parte de su contenido: «El rey preside una Corona hecha añicos, ya que su propia conducta y la de su yerno, Iñaki Urdangarin, son objeto de un escrutinio frío e implacable. Durante una crisis, el coste de la monarquía se convierte en un pararrayos por el que se canaliza el descontento. En el drama que está teniendo lugar, increíblemente una gran parte del peso recae en Letizia y su esposo». Estos son sólo algunos de los extractos del libro sobre nuestra monarquía que más dará que hablar. Una obra de imprescindible lectura para entender lo que pasa en la Casa Real española.






REINA SOFÍA: EN SU ADN ESTÁ AGUANTAR AL REY

"
En marzo de 1963, Elías Bredimas, un político griego poco conocido, tomó la palabra en el Parlamento y preguntó acerca de la boda de la princesa Sofía y don Juan Carlos. Llevaban un año casados y circulaban rumores de que estaban a punto de separarse. ¿Qué iba a ocurrir con la cuantiosa dote (300.000 dólares) que les había concedido el Gobierno griego? Aquéllos fueron los primeros, aunque no los últimos, comentarios sobre la fidelidad del rey, que en aquellos años vivía bajo el estricto control de Franco.

Libre de la constante vigilancia de Franco, el rey se embarcó en una serie de amistades con otras mujeres. Hablaba todos los días con Carmen Díez de Rivera, jefa de gabinete de Adolfo Suárez, por la que se sentía fuertemente atraído. Se dice que, en una ocasión, al menos, el rey le manifestó su adoración: «Soy hombre antes de rey. Sencillamente, te adoro». Casi todo el mundo en España se encoge de hombros cuando se le pregunta por las infidelidades: «Bueno, ya sabes, es un Borbón».

En Toledo, la reina le sorprendería en compañía de Sara Montiel, aunque la actriz nunca lo ha reconocido. No era la única. Raffaella Carrá, Nadiuska, Sandra Mozarowski y Bárbara Rey, que grabó sus conversaciones con el rey. Según el historiador Amadeo Martínez Inglés, Bárbara estuvo cobrando dinero del Gobierno hasta 1996, cuando Aznar ordenó suspender los pagos. Durante los 80 al rey le gustaba desaparecer en compañía de la decoradora Marta Gayá.

Cuando en 1992 aparecieron dos reportajes sobre la relación, Felipe González denunció que se trataba de una conspiración extranjera. Se cuenta que en una cena en Mallorca, el rey le dijo a la reina que iba a saludar a sus suegros en una referencia a la familia Gayá.

Tal vez la presunta relación más tristemente célebre fue con la desaparecida princesa Diana, a quien sedujo en el palacio de Marivent. Diana habló con tres hombres sobre su experiencia con el rey: con el príncipe Carlos, con Ken Wharfe, su escolta, y conmigo, cuando trabajé con ella en Diana: su verdadera historia, en 1991. A Diana, don Juan Carlos le parecía encantador pero demasiado sobón y atento. Cuando le mencionó a su esposo este exceso de familiaridad, Carlos le dijo que no eran más que tonterías. Confundida y perpleja mandó llamar a Ken Wharfe, su escolta, desconcertado también porque don Juan Carlos le estaba tirando los tejos. ¿Qué debía hacer ella? Diana le dijo: «Es increíblemente encantador pero —ya sabes— un poco demasiado atento. Es muy sobón. Sabes Ken, creo que el rey me desea bastante. Parece absurdo pero estoy convencida de que es así».

Aunque Diana menospreciaba al rey por «jugar a ser un hombre del pueblo» y porque al haber nacido entre la realeza carecía de una visión exterior del mundo como la que ella tenía, se sintió halagada por sus atenciones. Cuando regresó a Inglaterra, Diana les habló inmediatamente a sus amigos sobre don Juan Carlos. «Un hombre muy libidinoso. Me sentía incómoda al estar con él en una habitación. Aunque os aseguro que no pasó NADA». Durante aquellas vacaciones, Diana se dio cuenta de que no era la única mujer que vivía una vida separada de su marido. La reina Sofía se encontraba en una situación parecida. Aquel incidente y los acontecimientos posteriores vienen a ilustrar la diferencia generacional entre doña Sofía y Diana. Mientras que doña Sofía,
que se había educado en la realeza en una época en que las mujeres aguantaban y callaban, llevaba una vida independiente y hacía la vista gorda a la conducta de su esposo, Diana pertenecía a una generación más joven de mujeres que no estaban dispuestas a sacrificar la única posibilidad de felicidad de su vida en aras del deber y la abnegación. Su valiente decisión de colaborar conmigo en su biografía, y de poner al descubierto el doble rasero que hay debajo de la imagen de cuento de hadas de su boda real, es algo que jamás se le habría pasado por la imaginación a doña Sofía.

Ella sigue adelante, todo sonrisas en público, pero derramando muchas lágrimas en privado. Como me contó una antigua cortesana de la reina: «No se hablan. Fingen hablarse en los eventos públicos. Ella ha llorado mucho por culpa de las amantes del rey. Estaba muy enamorada de él».

Doña Sofía pertenece a una generación para la cual los matrimonios dinásticos todavía eran habituales, y a una época en que se daba por descontado que un rey o un príncipe tenía por lo menos una amante. El estilo de vida de los reyes ha generado una respuesta más compleja por parte de sus hijos. Todos ellos han aceptado desde su infancia que la palabra del rey es ley, y que la persona con la que aspiren a casarse es una cuestión que afecta no sólo a la casa de Borbón, sino a la opinión pública española. Al mismo tiempo, doña Elena, doña Cristina y, sobre todo, don Felipe han torcido el gesto cuando sus padres, que siguen juntos por un profundo sentido del deber, les han dictado lo que tienen que hacer en los asuntos del corazón. Cuando el rey se va de cacería, sus hijos saben que es una excusa para pasar unos días con sus amigos y con su novia del momento.

Como me contaba una persona cercana a la corte: «Por supuesto que sus hijos se enfadan con él. Lo desaprueban, sobre todo cuando perciben la infelicidad de su madre. No obstante, desde su nacimiento les han educado en la idea de que el rey es el rey, y que es la persona más importante del mundo, no sólo para su familia, sino también para España». Lo cierto es que la reina no habla de esos asuntos con sus hijos. Sabe que es algo que el rey lleva haciendo toda su vida. El príncipe y las infantas saben que su padre no se casó con su madre por amor. Nunca ha estado enamorado de ella. Cuando los hijos de los reyes se hicieron adultos y empezaron a tomar decisiones vitales por su cuenta, ese conflicto entre responsabilidad dinástica y felicidad personal iba a llevar a la casa de Borbón por unos derroteros fascinantes e inesperados.

Muchos años después, doña Sofía les aconsejaba a sus hijos que se casaran por amor y no por obligación. El compromiso con la reina Sofía fue, según algunos, fruto de un genuino sentimiento de atracción más que de conveniencia dinástica. La fidelidad es otra cuestión. En 1961, tras pasar la noche con la condesa italiana Olginha di Robilant, don Juan Carlos le dijo que se había comprometido con una princesa real. A los 15 años, doña Sofía conoció en el Agamenón a Juan Carlos, que venía en representación de los orbón. Ella le describiría como «simpatiquísimo y bromista». Cuando don Juan Carlos se burló de los intentos de doña Sofía de aprender judo, ella le derribó sobre la cubierta. Pero a don Juan Carlos no le faltaban admiradoras. Tenía el mundo a sus pies. Era esbelto,rubio, con ojos azules, amante de los coches deportivos y de la gran vida. Las féminas le miraban con adoración cuando salía con sus compañeros de la Academia de Zaragoza y también estaba María Gabriela de Saboya, a quien Franco y don Juan consideraban demasiado liberal, aunque su compromiso con Juanito pareciera inminente.

RESIGNACIÓN

Tras la visita que Harald realizó a Grecia durante el verano de 1960, daba la impresión de que el anuncio del compromiso matrimonial entre el príncipe heredero y la princesa griega [doña Sofía] era sólo cuestión de tiempo. Fueran cuales fuesen los sentimientos de doña Sofía por el príncipe heredero, se dio cuenta de los verdaderos sentimientos de él cuando Harald se vio involucrado en un accidente de automóvil en Oslo. Aunque salió ileso, el orgullo de doña Sofía sí resultó herido al descubrir que la acompañante del príncipe no era otra que Sonia Haraldsen.

Un día, Franco le dijo a don Juan Carlos: «Ya basta de aventuras», y le entregó la correspondencia interceptada entre Juanito y su novia brasileña. Aunque acudió en compañía de María Gabriela a los Juegos Olímpicos de Roma, don Juan Carlos flirteó allí con la princesa Sofía de Grecia, a quien permitió afeitarle el bigote en el cuarto de baño durante una cena en el barco del rey griego. Doña Sofía, una mujer bastante austera, dotada del mismo núcleo de hierro que su madre, pero animada por un inteligente sentido del humor, era consciente de su elevado estatus. A diferencia de su madre, ella era taciturna, pero ambas tenían un sentido de la ambición parecido. Su futuro papel de reina estaba en su sangre y en sus genes. Era su destino. Sin embargo, la petición de matrimonio de don Juan Carlos tampoco estuvo a la altura del alto rango de doña Sofía.

Tras su breve pero intenso cortejo en Corfú —doña Sofía no fue la única que quedó impresionada por el «encantador y atractivo» español, pues su madre, la reina Federica, le describió como una persona «inteligente y amable», con unos irresistibles ojos claros y largas pestañas—, las dos familias volvieron a reunirse en Lausana, Suiza, en el mes de septiembre, para sellar el acuerdo. Durante las celebraciones, en el hotel Beau Rivage, don Juan Carlos lanzó al aire una cajita y gritó: «¡Sofi, cógelo,eh!». En la caja había un anillo de compromiso de oro con dos corazones de rubí —aunque posteriormente la reina afirmó que era una pulsera—. «Ahora nos casaremos».

La reina ha aceptado que el rey tuviera amantes como un fenómeno inevitable. Doña Sofía había demostrado valor y entereza a lo largo de los años, y su religión le aportaba solaz y consuelo. Y fue precisamente el rey el
que metafóricamente se pegó otro tiro en un pie cuando, a los pocos días, el 14 de abril de 2012, saltó la noticia de que había tenido un accidente durante una cacería de elefantes, altamente secreta y costosa, en Botsuana, donde el rey había acudido en calidad de invitado de un empresario saudí, Mohamed Eyad Kayali. En un momento en que el país estaba sufriendo una debacle económica, el padre de la nación había defraudado gravemente a su clan familiar.

Cuando salió a la luz que se había llevado consigo a la mujer que todo el mundo consideraba su amante, el rey quedó en evidencia como un viejo libertino que actuaba sin tener en consideración los intereses de su país —ni a su esposa—. El escándalo fue un golpe demoledor no sólo para el prestigio del rey, para la credibilidad de su matrimonio y para su posición frente a su familia y el público, si sino para el sentimiento de nación encarnado en la institución de la monarquía. Pero como me contaba una persona cercana a ella: La reina está comprometida con el rey. Está en su ADN. Le aceptaría aunque su amante estuviera en la cama con él. “En Casa Real todo el mundo la quiere mucho pero el rey es el rey”.





INFANTA ELENA
RENUNCIÓ AL AMOR


Según Morton, por sus padres descartó a Luis Astolfi, con quien compartía gustos y aficiones. Es patriota, amante de las dietas y la teletienda.

"
Tal vez su faceta más interesante sea su falta de rencor por su hermano que le arrebató el lugar en la línea de sucesión aunque siga habiendo quien la prefiere en el trono antes que a don Felipe.

Doña Elena ha seguido acertadamente la idea de su padre de que la monarquía es una llama precaria que requiere constante atención. No fue una alumna particularmente brillante ya que prefería ver la televisión (Falcon Crest y Dinastía) y montar a caballo que estudiar. Sus maestros comentaban que "
estar tan protegida en un colegio femenino hizo que diña Elena fuera más inmadura e infantil"
. Se especuló con que era una niña un tanto dispersa, un rumor que no ha cesado de perseguirla. Puede que en el colegio le tomaran el pelo pero la gente quiere mucho a la infanta Elena.

Está siempre a vueltas con el último régimen, siempre está probando la última dieta de moda antes de ceder a las tentaciones. También le encanta coser y tiene otro secreto inconfesable: la teletienda. Su personalidad reservada y elegante oculta unas saludables ganas de vivir. Por eso el rey y doña Elena siempre han estado muy unidos. Cuando iba a recogerla al colegio se les veía bailando por la calle. Tiene una relación muy estrecha con su hermana. Cuando empezaron a hacerse mayores, recurrían la una a la otra para apoyarse. Sólo ellas eran capaces de comprender cómo ser infantas, en lugar de atraer a los hombres, los ahuyentaba.

Luis Astolfi no tenía un linaje digno de mención pero la infanta y él tenían mucho en común. Los dos vivían para la equitación y durante dos años estuvieron muy enamorados. Muchos creen que si hubiera habido más apoyo a aquella relación, hoy Elena seguiría junto a su apuesto jinete.

Lamiéndose las heridas, doña Elena siguió prefiriendo a los hombres corrientes a los aristócratas.

El arquitecto Alfredo Santos también se retiró. Cristina y Elena compartían desilusiones y preocupación ante la posibilidad de no encontrar a nadie dispuesto a enfrentarse con el circo mediático que lleva aparejado casarse con una infanta. En el caso de doña Cristina se trataba de Álvaro Bultó. Elena volvió al redil cuando conoció a Jaime de Marichalar, hijo de un conde, que asumió de buen grado las delicadas cuestiones de protocolo. Era el compañero perfecto, servicial, siempre dispuesto sin previo aviso. Marichalar sabía lo que quería, y estaba decidido a conseguirlo. Al final, doña Elena aceptó salir con él. Para entonces había aprendido, sin el mínimo asomo de duda, que no estaba destinada a vivir un final de cuento de hadas y que su corazón tenía que llegar a un compromiso.

Aquel era el precio de llevar sangre azul. Con el tiempo descubrió que Jaime, a diferencia de Luis Astolfi, su antiguo amor, tenía pocas cosas en común con ella, llegando a exlamar ante su padre que "
ya no podía soportarlo"
.





INFANTA CRISTINA
PERSIGUIENDO A IÑAKI


El capítulo en el que se explica cómo conoció a Urdangarin. No cesó hasta conseguir que dejara a su prometida y a S.L., otra amante de Iñaki.

Carmen Camí supo por televisión que su novio, Iñaki Urdangarin, iba a casarse con... otra. Y que la mujer que se lo había arrebatado era la infanta Cristina. Sin poder dar crédito a lo que oía, Carmen echó un vistazo a su dormitorio, a la cama con las sábanas todavía arrugadas por la última visita de Iñaki un par de días atrás. Aunque el público español estaba encantado, Carmen se quedó destrozada. Todo el mundo estaba convencido de que Iñaki y Carmen iban a casarse.

La primera vez que Carmen descolgó el teléfono y oyó que la persona que llamaba era doña Cristina, le pasó amablemente el auricular a Iñaki sin sospechar nada. Al cabo de poco tiempo Carmen se dio cuenta de que la infanta Cristina telefoneaba varias veces. Un día las llamadas cesaron, pero no porque doña Cristina hubiera perdido el interés. Todo lo contrario: Iñaki le había dado el número de su teléfono móvil. Carmen no era la única a la que había engañado Iñaki. Más tarde descubriría que no sólo la había engañado a ella, sino también a su futura esposa, con otra amante. Iñaki era un chico muy atareado. No le bastaba con hacerle la corte a la infanta, también estaba saliendo discretamente con S.L., que trabajaba como secretaria en la consulta de un médico. Doña Cristina afrontaba las obligaciones de su sangre real a base de intentar estar por encima de ellas y dejar huella a su manera. Enormemente competitiva y obstinada.

En cuestión de hombres, doña Cristina era agresiva a la hora de ir en su busca, igual que cuando iba en persecución de un velero rival durante una regata. Le gustaba lo obvio: hombres deportistas, altos, sexis y musculosos. Tuvo como compañero de equipo a Fernando León, medallista olímpico de vela, al que conoció en 1983 durante un curso de vela. Doña Cristina aprendía deprisa, y acabó dándole lecciones a Fernando.

Un novio mucho más en serio fue Álvaro Bultó, hijo de Paco Bultó, fundador de las fábricas de motos Bultaco y Montesa. Su relación comenzó en 1992. A pesar de la presión a la que estaba sometido, a Álvaro le resultó muy difícil desvincularse de doña Cristina, que estaba decidida a que siguiera a su lado. Estuvieron saliendo más de dos años, pero al final Álvaro consiguió romper con ella. Fue un golpe para su naturaleza obstinada y decidida.

Iñaki era un joven discreto y hogareño. Cristina le dio caza sin tregua, acechando a su presa a través de amigos comunes, llamadas telefónicas y SMS. Él se dio cuenta de que aquella era una asociación que podría cambiar su vida. "
Alucino: estoy colada por ¡un jugador de balonmano!"
, le dijo doña Cristina a una de sus amigas. No obstante, las apariencias engañan. Para Iñaki su decisión de matricularse en la ESADE obedecía sobre todo al deseo de demostrarle a su padre, a su suegro, a su esposa -y a sí mismo- que él era algo más que un chico guapo al que se le daban bien los deportes. Allí fue donde Iñaki conoció a un hombre llamado Diego Torres. Fue un momento decisivo para la vida de Iñaki -y para la joven monarquía española.






DOÑA LETIZIA
LA ESPERANZA REAL


Morton sostiene que nacer en un matriarcado le ayudó a conquistar al príncipe. El futuro pende de ella.

"
Letizia y su familia nunca escuchaban el mensaje navideño del rey"
, dice un miembro de la familia. "
NUNCA. Ella venía de una cultura y una mentalidad totalmente distinta de los partidarios de la monarquía. Fue como presenciar un choque de trenes"
.

El padre de Letizia, Jesús José Ortiz Álvarez estaba ensombrecido por la presencia de Menchu, su indómita madre. Junto con la política radical, aquel fue el segundo descubrimiento durante la adolescencia de Letizia: que los hombres, incluido su padre y, ya de paso, el rey, eran incuestionablemente el sexo débil. Sencillamente, así eran las cosas.

Letizia "
era la típica hija mayor"
, recuerda un familiar. "
Con una fuerte voluntad, independiente y decidida a hacer lo que ella quería"
.

En ocasiones la fuerte personalidad de Letizia resultaba difícil de asumir para sus hermanas menores y menos expresivas, sobre todo para la insegura Érika. Ésta vivía a la sombra de Letizia y nunca llegó a estar realmente a la misma altura. La convivencia con Letizia, una niña mandona, controladora y obsesiva, podía resultar difícil. Durante su adolescencia, esos mismos rasgos que exhibía Letizia siendo niña -ansiosa, obsesiva y nerviosa- se manifestaron en sus hábitos alimenticios. Nunca cocinaba ni mostraba el mínimo interés. Por añadidura, era extremadamente quisquillosa con lo que comía. Un familiar que convivió con los Ortiz en aquella época recuerda: "
Letizia estaba muy delgada durante su adolescencia, y era muy maniática con lo que comía o dejaba de comer. Ahora me doy cuenta de que tenía algún tipo de desorden alimenticio, porque estaba obsesionada con su aspecto físico y se negaba a comer cualquier cosa que remotamente pudiera engordar"
.

En cuanto a novios, aunque Letizia había salido con algunos chicos de su edad, prefería a los tipos mayores. Mucho mayores. A la edad de 16 años, mientras seguía estudiando en el instituto Ramiro de Maeztu, Letizia conoció a un joven maestro llamado Alonso Guerrero, ambos empezaron a salir en secreto. Alonso le resultaba estimulante, inteligente, vibrante y lleno de vida. "
Letizia era su alumna, y después de clase era su novia"
, explica un miembro de la familia. "
A nadie le parecía mal. Iba a su casa a comer y a cenar"
.

Efectivamente, en cualquier caso Letizia fue menos precoz que sus hermanas, que se marcharon de casa y se fueron a vivir con sus novios siendo todavía adolescentes.

Lo que ella denominó su "
momento Cristóbal Colón"
consistió en viajar a México y Latinoamérica. "
Para entonces Letizia se había cansado de Alonso"
. En aquella época conoció a Fernando Olvera, Fher, el cantante del grupo de rock Maná. Invitó a Letizia a un concierto. Después, ella fue a los camerinos, se puso a beber tequila al mismo ritmo que Fher, y al cabo de poco tiempo empezaron a salir juntos. Quienes habían visto hacerse mayor a Letizia no se extrañaron cuando ella y Alonso Guerrero acordaron casarse el 6 de agosto de 1998. "
Alonso fue para Letizia un hombro sobre el que llorar cuando sus padres empezaron el proceso de separación y posterior divorcio"
, dice un miembro de la familia. El círculo más exterior de amigos de Letizia, sobre todo los que estaban al tanto de sus aventuras en México, estaban desconcertados.

Mientras, Letizia ascendía sin apenas esfuerzo por la resbaladiza pendiente del periodismo televisivo. Algo que no le venía mal a su carrera era el hecho de que, poco después de llegar a TVE, Letizia empezara a salir con David Tejera. en Letizia encontró a una mujer "
con una ambición ilimitada"
, que estaba muy segura de sí misma. "
Ella empezó la relación, ella tomó la iniciativa"
, recuerda un directivo. "
Era una relación en toda regla. Él estaba enamorado de ella, y a todos los efectos estaban viviendo juntos"
. Y entonces llegó aquel fatídico encuentro en un bar de Malasaña con el príncipe Felipe. Llevó los pantalones en aquella relación. "
Siempre he tratado como iguales a los hombres. Funciona muy bien"
. Letizia estaba decidida a tomarse las cosas con calma. Hizo bien en andarse con cuidado, ya que, según una persona próxima a la corte, don Felipe estaba saliendo con otra mujer más.

Otro directivo de televisión recuerda: "
Letizia era muy lista. No quería que la relación se hiciera pública, sobre todo porque entonces todavía estaba saliendo con David Tejera"
. Tuvieron una importante pelea, puede que orquestada de forma deliberada por Letizia, y salió como un vendaval del apartamento de David, llevándose sus cosas. Tras la boda, en su papel se habría dado cuenta enseguida de que todos los rumores y los chismes sobre don Juan Carlos y doña Sofía eran ciertos. "
Si don Felipe la hubiera tratado como el rey trataba a doña Sofía habría hecho añicos los muebles"
, observaba un familiar.

Al igual que sus niñas le han obligado a sentar la cabeza a don Felipe, la antigua presentadora de televisión le ha ayudado a abrir los ojos a la realidad. "
Doña Letizia le ha abierto la mente a don Felipe"
.




LA OTRA CRONICA -
EL MUNDO, Sábado 2 de Marzo de 2013


-.-.-.-.-.-.-



Tendremos que leer toda para saber cuanto de real o de invento trae la novela. De momento le voy pillando varias equivocaciones.
Volver arriba Ir abajo
Mechita
Moderadores
Moderadores
avatar

Femenino Mensajes : 30011
Fecha de inscripción : 23/02/2011

MensajeTema: Re: LADIES OF SPAIN by Andrew Morton   Vie Mar 08, 2013 7:34 pm

El Rey a Letizia: "
Haré de ti una buena reina"








08/03/2013

Los príncipes de Asturias son considerados la “esperanza de la Monarquía española”. Al menos es así para la revista francesa París Match a finales del mes pasado, a raíz de las numerosas tempestades que descargan su furia sobre el reinado de los Borbón. Pero esto no solo lo piensa esta publicación gala, sino que también es el propósito que se ha marcado el propio rey don Juan Carlos. El Monarca tiene la firme intención de hacer de Letizia “una buena reina”, tal y como recoge el controvertido escritor Andrew Morton en su próximo libro, Ladies of Spain (Esfera de los Libros).

El libro que está a punto de publicar el biógrafo de alcoba de Lady Di o Mónica Lewinsky sobre la Primera Familia española ya ha comenzado a crear polémica y, con ello, expectación. El libro ha sido desgranado antes de su publicación y entre las anécdotas que se narran sobre las cuatro mujeres que rodean al Rey –y otras tantas que lo hicieron en su momento- destacando algunas sobre la princesa Letizia.

Precisamente ésta última contó con el apoyo explícito de su suegro el día que se acercó al altar para desposarse –por segunda vez- con el príncipe Felipe. “Haré de ti una buena reina”, le prometió Su Majestad a doña Letizia, según cuenta Andrew Morton en sus polémicas páginas. Un significativo gesto de reconocimiento, que dista mucho de los rumores que circulan por la Corte que vienen hablando desde hace ya años de la distante relación de Letizia con la familia de su esposo. Nos se sabe, eso sí, si esta anécdota es cierta ni cuál es la fuente de tan íntima confesión entre royals.




Fuente:
http://www.vanitatis.com/casas-reales/2013/03/08/el-rey-a-letizia-hare-de-ti-una-buena-reina-23270/

_________________
_______________________________



Charlemos
Volver arriba Ir abajo
Tere
Forero Premium
Forero Premium
avatar

Femenino Mensajes : 8572
Fecha de inscripción : 19/07/2008
Localización Localización : USA

MensajeTema: Re: LADIES OF SPAIN by Andrew Morton   Sáb Mar 09, 2013 10:47 pm

Chicas muy buenas todos los posts. Hoy he tenido tiempo de leerlos todos....a ver como termina esta historia...(la debian sacar como telenovela!) jojoo

_________________
-----------------------
_____________________________




"La conservación es ahora"  
! la tierra no tiene más tiempo !
......


______________________________________
Volver arriba Ir abajo
Tere
Forero Premium
Forero Premium
avatar

Femenino Mensajes : 8572
Fecha de inscripción : 19/07/2008
Localización Localización : USA

MensajeTema: El Rey ha estado con 1,500 mujeres   Lun Mar 11, 2013 2:08 am

Andrew Morton: "
El Rey ha estado con 1.500 mujeres a lo largo de su vida"


(a sacar la cuenta! por año! qué??



Eduardo Verbo - Sígueme en Twitter - 10/03/2013
Andrew Morton, el autor de las biografías más escandalosas sobre Diana de Gales, Monica Lewinsky o Tom Cruise, ha puesto el ojo en la Familia Real española. Ladies of Spain es su primer libro sobre la Monarquía en nuestro país. En él, habla de todas las desdichas posibles de las que el Rey y su prole han sido protagonistas los últimos meses. El pasado de Letizia, la separación de la infanta Elena, la relación de la infanta Cristina con Urdangarin y sus supuestos desfalcos y el papel marital de la Reina frente a Corinna son algunos de los muchos temas que Morton aborda en su primera obra sobre los royals patrios.Vanitatis ha podido hablar con él, días antes de que aterrice en nuestro país para comenzar con la campaña de promoción del libro.

Pregunta: Ofrézcanos su punto de vista como periodista extranjero experto en asuntos reales: ¿cómo es de grande la crisis de la monarquía española?

Respuesta: Sin duda alguna, esta es la mayor crisis por la que atraviesa la Institución desde que fue restablecida en 1975. La actitud del Rey y su familia está provocando titulares en la prensa de todo a lo largo de todo el mundo, por todas las cosas malas.

P: Usted dice en el libro que le ha sido fácil hablar con algunos miembros de la familia Ortiz Rocasolano para documentarse, ¿cómo fueron esos encuentros? ¿Eran familiares muy cercanos a la princesa? ¿Ha podido hablar también con algún Borbón?

R: La familia Ortiz Rocasolano fue muy cauta al hablar sobre Letizia. Me costó mucho que abordaran temas más allá de los tópicos habituales. Con relación a los Borbón, he mantenido conversaciones con algunos miembros de la actual camarilla de los príncipes de Asturias y con gente que les conoce muy bien porque comparte vida social con ellos, lo que me ha servido para acreditar episodios relativos tanto a su faceta profesional, de servicio a la Corona, como personal.

P: ¿Cómo ha podido conocer las conversaciones entre la princesa y el Rey, como la que relata en la que don Juan Carlos le dijo en una ocasión a doña Letizia que haría de ella una gran reina?

R: Hablando con gente que ha tenido acceso a estas conversaciones privadas. Estoy sorprendido porque no he tenido ningún problema para esto. En Buckingham Palace ocurre lo mismo: son permeables para desvelar diálogos tan íntimos.

P: ¿Ha tenido algún problema para publicar el libro? ¿Ha vetado el Gabinete de Comunicación de Zarzuela alguna parte? ¿Les ha mandado personalmente una copia?

R: He intentado mantener el proyecto de Ladie’s of Spain en el mayor sigilo posible. La experiencia me ha dicho que es mejor no ocasionar demasiada polémica con un libro antes de publicarlo. Yo no he mandado ningún ejemplar a Zarzuela, pero estoy seguro que los editores sí que lo han hecho.

P: Hablemos de Letizia. Usted afirma en uno de los epígrafes de su libro que doña Letizia se enamoró de Fher, el vocalista de Maná, cuando vivía en México y que comenzaron a salir juntos. Curiosamente, ella seguía manteniendo una relación sentimental con Alonso Guerrero, con el que se casó tiempo más tarde. A su vez, relata una circunstancia parecida con el periodista David Tejera, durante su etapa en TVE. Dice que era su novia a la vez que comenzaba a tener citas con el príncipe. ¿Por qué cree que se comportaba de este modo? ¿Era Letizia una mujer infiel?

R: Tal y como digo en el libro, a la familia le sorprendió que después de su visita a México en la que se convirtió en la novia de una rock star, siguiera con Alonso. El hecho de que se divorciara un año después de casarse demuestra que desde hacía tiempo habían tomado caminos separados. David Tejera se enfadó mucho con el trato que recibió por parte de Letizia. Quedaba con los dos a la vez. De hecho, aquella situación tampoco le favoreció con respecto a su relación con el heredero: fue un mal comienzo.

P: En Ladie’s of Spain afirma que doña Letizia solía tener problemas con la comida, ¿ya ha abandonado estos hábitos?

R: Ella tiene una personalidad propensa a los desórdenes alimenticios. Es muy inteligente, mandona y perfeccionista. Lo que es un hecho que encarna a la perfección el prototipo de persona propensa. A su vez, todas las características de su personalidad se magnifican cuando se encuentra de cara a la gente. Lo mismo como presentadora de televisión que como miembro de la Familia Real.

P: Los medios españoles hablan ahora de una crisis en el matrimonio entre el Príncipe y Letizia...

R: Dadas las dificultades que don Felipe tuvo para encontrar una esposa, la última cosa que haría ahora sería poner en riesgo su matrimonio. Y lo mismo ocurre con Letizia. El príncipe siempre ha ligado siempre fuera de los circuitos habituales de la realeza. Su matrimonio durará no solo por su propio beneficio sino en beneficio de la monarquía.

P: Otro de los puntos polémicos de su libro es en el que describe el carácter triste y depresivo de Érika Ortiz, la fallecida hermana de la princesa, cuya muerte le afectó de forma muy especial.

R: Érika tenía, tal y como relatan miembros de su familia, el gen depresivo, que es una característica muy común en los Rocasolano. Siempre vivió a la sombra de su hermana y el hecho de que en su vida adulta también estuviera definida por ésta no era una cuestión fácil para ella. Letizia la ayudó mucho, le dio su apartamento y la ayudó a encontrar un trabajo. Es fácil de culpabilizar a la princesa por el suicidio de su hermana. Algunos miembros de la familia creen que estaría viva si doña Letizia no se hubiera casado con el príncipe, pero no es cierto. Érika tenía muchos problemas antes de que su hermana le diese el ‘sí, quiero’ al heredero.

P: Rafaella Carrá, Nadiuska, Sandra Mozarowsky, Carmen Díez Rivera, Marta Gayá, Sara Montiel, Paloma San Basilio, Corinna Larsen… ¿quién ha sido realmente la amiga más especial para el Rey?

R: Antes de que Corinna apareciese en El Mundo y en Hola, todo el mundo sabía de la secreta amistad entre esta alemana y don Juan Carlos. Corinna es guapa, una mujer inteligente, genial en los negocios y una auténtica relaciones públicas. La proximidad del Rey a esta princesa ha sido aceptada como una realidad por todo el mundo en la Casa Real. Cortesana, amiga, consejera, amante…Llámenla como quieran.

P: Usted ha sido el biógrafo oficial de Lady Di, ¿hubo flechazo entre el Rey y Diana de Gales?

R: La princesa Diana me dijo que ella se sintió desconcertada con el cortejo del monarca hacia ella cuando visitó Mallorca. Ella le llamó ‘viejo verde’ e informó al príncipe Carlos de la estrategia del monarca. Su marido le recomendó que no fuera demasiado tonta. Pero ella ya estaba al tanto y le preguntó qué hacer a su guardaespaldas. Ninguno de ellos sabía muy bien cómo sortear la situación. Así que finalmente Lady Di decidió evitarle y pasar todo el tiempo junto a la reina Sofía. Se dio cuenta de que, lo mismo que le ocurría a ella, la reina de España era una mujer ignorada por su marido. Sintió una tristeza muy grande.

P: Selina Scott ha sido hasta hace muy poco la única periodista en entrevistar a Su Majestad para la televisión, ¿usó sus armas de seducción con ella? ¿Cree que mantuvieron un affaire?

R: Es cierto que en su día Selina solía atraer a los hombres poderosos, no tan solo el rey Juan Carlos, sino también a los príncipes Carlos y Andrés de Inglaterra. Los dos hermanos también tontearon mucho con ella. Juan Carlos probó suerte porque se parecía mucho a Lady Di. Solo Selina sabe si la ofensiva del Rey de España surtió efecto.

P: Hay dos puntos muy controvertido en su libro: manifiesta que Bárbara Rey cobró dinero del Estado hasta 1996 y que la reina Sofía descubrió a su marido en la cama con Sara Montiel…

R: Este suele ser el contexto habitual que rodea al Rey. Ha podido estar con cerca de 1.500 mujeres en su vida. Una cantidad muy elevada, a pesar de que es vox populi las apetencias sexuales de los Borbón. También digo en el libro que por cada gramo de verdad que posee una historia, hay una montaña de especulación. Tanto Bárbara Rey como Montiel han negado haber mantenido relaciones con el monarca.

P: ¿Cómo terminará la historia con Corinna?

R: Corinna se ha convertido en una celebrity por derecho propio. Antes todo el mundo sabía de su existencia. Ahora que nos ha abierto el apetito con su extraordinario tren de vida, todo el mundo quiere saber más.

_________________
-----------------------
_____________________________




"La conservación es ahora"  
! la tierra no tiene más tiempo !
......


______________________________________
Volver arriba Ir abajo
arhani
Forero Premium
Forero Premium
avatar

Femenino Mensajes : 2859
Fecha de inscripción : 25/11/2011

MensajeTema: Re: LADIES OF SPAIN by Andrew Morton   Lun Mar 11, 2013 2:31 am

Con tantas mujeres, pues lo menos que le pudo pasar es una enfermedad además no tendrá desordenes sexuales? pobre de la reina se dice que ella estaba muy enamorada. recontra molesto

_________________
Quien te lastima te hace *FUERTE*, quien te critica te hace *IMPORTANTE*, quien te envidia te hace *VALIOSO*, y a veces es divertido saber que aquellos que te desean lo peor... tienen que soportar que te ocurra *LO MEJOR!!!
Volver arriba Ir abajo
Kairel
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Zodiaco : Acuario

Signo chino : Caballo

Mensajes : 48455
Fecha de inscripción : 22/11/2007
Localización Localización : Lima limón

MensajeTema: Re: LADIES OF SPAIN by Andrew Morton   Lun Mar 11, 2013 4:07 am



Citación :


P: ¿Cómo ha podido conocer las conversaciones entre la princesa y el Rey, como la que relata en la que don Juan Carlos le dijo en una ocasión a doña Letizia que haría de ella una gran reina?


:mmprt56: :mmprt56: :mmprt56: :mmprt56: :mmprt56: ESTE LIBRO ES PAMPLINAS PURAS , JAJAJAJAJAJAJA NO IMAGINO AL REY DICIENDOLE ALGO ASÍ A LETIZIA

¿Y ESO DE LAS 1500 TRAMPAS DEL REY ?aqui les decimos trampas a las mujerzuelas estas que se meten con casados:lol:

_________________
__
Visita mis otras webs :








 Reputation for charlemos.foros.ws


Volver arriba Ir abajo
http://mifotoanimada.blogspot.com
Mechita
Moderadores
Moderadores
avatar

Femenino Mensajes : 30011
Fecha de inscripción : 23/02/2011

MensajeTema: Re: LADIES OF SPAIN by Andrew Morton   Mar Mar 12, 2013 11:20 am

Copia, escucha y pega




12/03/2013


El libro de Andrew Morton (Ladies of Spain, La esfera de los libros) ya está a la venta. El autor viene a Madrid de jueves a domingo. Además de entrevistas personales, dará una rueda de prensa el viernes y el sábado firmará libros. Y aquí estamos, dando bombo a un señor que sí, que tuvo hilo directo con Diana de Gales y de ahí surgió su biografía de mayor éxito, pero el rigor de Ladies of Spain es bastante dudoso. Llevar el chascarrillo y lo ya publicado a un libro que supuestamente revela secretos es un poco de segunda. Ayer, Pilar Eyre ya dio su opinión en Twitter: “Qué contenta estoy de que a Andrew Morton le haya gustado tanto La soledad de la Reina que lo haya copiado todo #muerosinolodigo”. Luego aclaró que se lo tomaba como un homenaje.

Morton, según la editorial, “analiza las vidas, amores y desengaños de Doña Sofía, Doña Elena, Doña Cristina y Doña Letizia, y ofrece una perspectiva original desde el punto de vista geográfico e histórico, comparando lo difíciles avatares de los Borbones con lo que les sucedió a los Windsor en 1992 y explicando la evolución de la institución monárquica en toda Europa”. Otro de los entrecomillados del libro: “Cuando el príncipe Felipe contrajo matrimonio con Letizia Ortiz se produjo una revolución en palacio. Pero en pocos años, la princesa de Asturias ha pasado de ser considerada inadecuada para el trono a la potencial salvadora de la casa de Borbón, hoy inmersa en los escándalos”.

Admitamos que este ejercicio de monarquía comparada con el protagonismo de la española sea nuevo, o que se pregunte si Letizia, Kate o Máxima han resultado una maldición o un consuelo, pero no hay novedad en lo que cuenta. Ahí está Pilar Eyre con su libro sobre la Reina. O Carmen Duerto, biógrafa de la infanta Elena, que hace un año ya escribió en Diario Abierto lo que contó a Morton (por ejemplo, la afición de doña Elena a la Teletienda). También que cuando ella salía de entrevistarse con Morton, entraba Pepe Oneto. Y que le constaba que había hablado con Pilar Eyre. Más que copiar, le han dado el libro escrito.




Fuente:
http://www.vanitatis.com/princesalz/2013/03/12/copia-escucha-y-pega-1756/

_________________
_______________________________



Charlemos
Volver arriba Ir abajo
Mechita
Moderadores
Moderadores
avatar

Femenino Mensajes : 30011
Fecha de inscripción : 23/02/2011

MensajeTema: Re: LADIES OF SPAIN by Andrew Morton   Mar Abr 02, 2013 3:53 pm

SOCIEDAD

Rosa Villacastín

Periodista y comentarista social



Andrew Morton: la soledad de Letizia


Cené con el escritor británico Andrew Morton, de paso por Madrid, donde ha presentado su último libro 'Ladies of Spain', editado por la Esfera de los Libros. Un hombre atractivo e interesante que alcanzó la fama como biógrafo de Lady Di, y que vuelve a las librerías con uno sobre las cuatro mujeres que en este momento más interés despiertan de la Familia Real Española: Sofía, Elena, Cristina y Letizia, a las que ha ido diseccionando hasta componer un retrato bastante aproximado de la personalidad de cada una de ellas.

El mérito de Morton, respecto a otros escritores que han abordado estos asuntos, es la distancia que pone entre lo que él opina de la difícil situación que atraviesa la Monarquía, y los testimonios que ha ido recogiendo de aquí y de allá hasta completar una obra en la que con frecuencia compara la situación de Lady Di, con la que actualmente vive la Princesa de Asturias.

Dos mujeres que en principio nada tienen en común pero a quienes la historia o las circunstancias del momento han puesto en el punto de mira de una sociedad que en el caso de Letizia no le perdonan sus orígenes, ni su fuerte personalidad. Con una salvedad, mientras Carlos nunca estuvo enamorado de Diana porque ya lo estaba de Camila, para Felipe de Borbón, Letizia no solo es la mujer de su vida y madre de sus dos hijas, es también el pilar que le sostiene cuando debe enfrentarse al descrédito de una Institución que gozaba de muy buena salud hasta que llegó el escándalo de los negocios de UrdangarIn, y la irrupción en escena de Corinna, la amiga del Rey.

Entre las novedades que aporta el libro, las más interesantes son las que se refieren a la mala sintonía que mantiene Don Juan Carlos con su nuera que tienen su origen antes de que se hiciera público el compromiso con el Príncipe, en concreto cuando se entera de que la mujer elegida por su heredero es una conocida presentadora de televisión. Una profesión peligrosa, según el Rey, si tenemos en cuenta los muchos secretos que en aquel momento se guardaban en Zarzuela, y que si han salido a la luz pública no ha sido porque Letizia haya cometido errores sino porque hasta no hace mucho tiempo, nadie pensó que las historias de faldas y dinero serían portada día sí y día también de la prensa española, con las consecuencias que eso puede tener para el futuro de la Monarquía.

Para Morton, la soledad de Letizia en Zarzuela es evidente, ya que en Palacio no cuenta con más apoyo que el de su propia familia, lo que acentúa su eterna insatisfacción, su excesiva preocupación por aparecer perfecta ante los españoles, su obsesivo interés por saber todo lo que se publica sobre ella. Y aquí Morton se permite darle el mismo consejo que en su día dio a Lady Di: "
Princesa, no lea todo lo que se escribe de usted y tendrá una vida más feliz"
.
Más que nada porque para el escritor británico será sobre los esbeltos hombros de Letizia, y sobre los de su esposo, sobre quienes recaerá todo el peso de la Corona española.





Fuente:
http://www.lavozlibre.com/noticias/blog_opiniones/4/731433/andrew-morton-la-soledad-de-letizia/1

_________________
_______________________________



Charlemos
Volver arriba Ir abajo
Mechita
Moderadores
Moderadores
avatar

Femenino Mensajes : 30011
Fecha de inscripción : 23/02/2011

MensajeTema: Re: LADIES OF SPAIN by Andrew Morton   Dom Jun 16, 2013 7:09 pm

El Rey a Letizia: “Ya sabemos que eres la más inteligente de la familia, pero deja hablar a los demás”


Ladies of Spain: Una reina sufrida por el mal genio y las infidelidades del rey Juan Carlos;
unas ñoñas infantas embaucadas por sus maridos y un heredero sin brillo hacen de comparsa para poner en primerísimo plano a la “plebeya” y “ambiciosa” Letizia Ortiz, encargada, según su autor Andrew Morton, de salvar a la monarquía española, aunque el Rey la considere “el enemigo en casa”.




Hay que hacer un esfuerzo para terminar sus casi trescientas cincuenta páginas. Empezar a leerlo, sin embargo, ya supone un ejercicio zen, por el tufillo a prensa rosa que desprende. Cual atracón de casas reales se tratara, el volumen Ladies of Spain, escrito por Andrew Morton -periodista inglés de biografías no autorizadas, la más famosa de ellas Diana: her true story- dice repasar la historia y detalles de las mujeres de la monarquía española;
y sí, lo hace. Pero el asunto no es del todo así. Ladies of Spain es, íntegramente, una radiografía de la casa real Española en su annus horribilis. No se puede leer como un libro de cotilleos, que los tiene, pero sí en clave política.

En su visita a España Morton ha admitido que éste ha sido un libro por encargo a la vez que niega que Zarzuela haya participado de forma alguna en lo que ahí escribe. Valga la pena decir que este volumen es más significativo por lo que calla que por lo que dice. Ladies of Spain ha sido publicado por La Esfera de los Libros, sello asociado al grupo Unidad Editorial, conglomerado al que pertenece, entre otros, el diario El Mundo, dirigido por el periodista Pedro J. Ramírez, quien hace poco publicó una entrevista exclusiva con Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga cercana del Rey Juan Carlos. La entrevista parecía hacer las veces de desembarco o globo sonda para el aterrizaje de la alemana en el panorama mediático español y guarda una cierta sintonía con la discreción con la que Morton se refiere a ella en las páginas del libro. Pero eso, para más adelante. Lo que salta a la vista es que Unidad Editorial no quería perder la oportunidad de lanzar un superventas. Y sí: va en camino de conseguirlo.

Consideraciones aparte, y volviendo a Ladies of Spain, este no es del todo un libro de tocador –como solían llamarle a las románticas y frívolas lecturas femeninas en el siglo XVIII-. Se trata de un volumen que intenta hacer una lectura política de la decadencia de la monarquía española, acompañada de curiosos matices en el perfil de cada uno de sus miembros, el más favorecido de ellos, por cierto, Letizia Ortiz, “una plebleya”, “de familia republicana de izquierdas” y “divorciada” periodista en quien en el mojigato Morton –su insistencia en los términos noble y plebeyo puede llegar a ser realmente chocante- deposita el futuro de la corona española como institución a la deriva en medio de la tormenta de escándalos.

Sofía nuestra que estás en los cielos

El libro se divide en diez capítulos. Cada uno retrata, en unas de manera monográfica y en otras como telón de fondo, a los miembros de la familia real. Los dos primeros incisos, El amor, el deber y la dinastía y Prisioneros de Palacio, retratan a unos entonces jóvenes Juan Carlos y Sofía como peones incansables de la restauración monárquica. Su lectura histórica es cuidadosa y procura la mayor documentación posible, a la vez que se afana en presentar al rey Juan Carlos, desde su juventud, en el zenit de su leyenda blanca política: carismático, un hombre hecho a sí mismo, criado en las dificultades de traicionar a un padre y obedecer a Franco.

Del otro lado Morton ejecuta un retrato mariano de doña Sofía, con quien resulta imposible no ser empático después de leer no sólo lo difícil que fue para ella ser aceptada en España y las humillaciones a la que les sometió Franco, sino también las innumerables infidelidades que tuvo que soportar desde muy pronto del entonces heredero al trono, quien, más que pedir su mano, le participó que se casarían arrojándole una cajita con un anillo en su interior. No se trata de una novedad;
estamos claros. Sin embargo Morton exprime a Doña Sofía cual abnegada reina frente a un Juan Carlos borbonsísimo casado por obligación. Y de esa estratagema un tanto ingenua y sentimental se vale Morton para plantear la tesis de su libro: Si los reyes se casaron por obligación, las infantas y el príncipe lo harían por amor. A pesar de lo cursi que resulta el planteamiento, Morton lo utiliza como compuerta para hablar de la entrada de “plebeyos” –no para de usar esa palabra- en la familia real y a la supuesta modernización de la corona.

Retrato de una dama, una boba y un Julián Sorel justito

Su descripción sobre las infantas es, como la de la Reina Sofía, magnánima y un tanto indulgente. La infanta Elena queda descrita cual paciente y desinteresada mujer a la que su eventual destino como reina jamás interesó –prefería que la corona recayera en su hermano-. No por ello Morton escatima en elogios y reivindicaciones al cumplimiento de los deberes reales por parte de la infanta Elena, a quien señala como la más Borbón de sus hermanos por su “don de gentes”. “Ha seguido acertadamente la idea de su padre, quien viene a decir que en España la monarquía es una llama precaria, que requiere una constante atención, porque existe el riesgo de que se apague –y con ella, la dinastía de los Borbones”. Sobre Jaime de Marichalar es poco lo que dice: un snob que se casó con Doña Elena para llegar a las mieles de Palacio. La infanta mayor queda así cual afligida mujer engañada por un “aristócrata” trepa que la abandonó entre sus devaneos por la moda y el glamour real. Sobre la supuesta afición a las drogas del ex duque de Lugo no hace mayor referencia de las que podría saber un lector medio y se centra en dibujar a Elena como una moderna mujer capaz de reinventarse tras su divorcio.

El retrato de la infanta Cristina no es menos ñoño. Se empeña, como lo hace con Elena, en describirla como una mujer independiente, obsesionada con ser una persona normal. Claro, en la pluma de Morton Cristina sale algo mejor parada que su hermana, haciéndola ver como más ilustrada y capaz que Elena, su confidente y principal apoyo. No en balde, después de afirmar que la infanta Cristina fue la primera de la familia Real en conseguir una licenciatura y un trabajo remunerado, deja caer Morton que la infanta “prefería ver en el trono” a doña Elena que a su hermano Felipe. Mientras el periodista se ceba en un retrato pormenorizado de su marido Iñaki Urdangarín, se limita a definir a la infanta cual dulce y enamorada mujer. Morton no se moja. No se pregunta –más allá de la retórica- sobre el hecho de que la infanta Cristina ignorara lo ocurrido alrededor del Instituto Nóos. En una versión contradictoria, Morton pasa de presentarla como una mujer independiente a una inocente esposa embaucada por la ambición de su esposo.

Pese a lo que uno pueda llegar a creer, Urdangarín no sale tan mal parado en este libro como podría. Es algo así como un Julián Sorel falto de luces. Después de describir la embriaguez de entusiasmo que produjo su aparición en el contexto de la familia real –Morton cita un reportaje del diario El País, de 1997 que lo define como “el chico perfecto”-, retrata al balonmanista como un joven de poquísimas aptitudes más allá del deporte que deseaba, sin embargo, estar a la altura de su padre, un ingeniero y empresario exitoso en Euskadi, a la vez que quería impresionar a su profesional e inteligente esposa. Refiere Morton el apodo que se le dio a Urdangarín de “Iñaki suspensitos” a la vez que alude al “alma inquieta e insatisfecha” del duque de Palma, quien tras matricularse en ESADE coincide con su futuro socio Diego Torres, entonces su profesor. En una imagen un tanto maquiavélica de Diego Torres, Morton dibuja el perfil del socio de Urdangarín como el cerebro tras el entramado Nóos. Urdangarín queda como el socio de los contactos y prestigio y él como el genio a la sombra. Una especie de versión atenuada.

Describe el periodista el cambio radical de vida de los duques de Palma: de sus modestos primeros días de matrimonio al derroche en el que se sumieron tras el éxito de Urdangarín en Nóos, no sólo por su nueva casa en Pedralbes sino también por el alto tren de vida que pasaron a llevar. En medio de estas referencias, la versión de la infanta Cristina cual ingenua y amante esposa resulta menos creíble. Sí describe Morton las intervenciones del Rey para que Urdangarín abandonara el Instituto Nóos y las investigaciones que sobre estas actividades mandó a hacer a José Manuel Romero Moreno, a la vez que no pierde la jugosa oportunidad de ilustrar una supuesta discusión entre el duque de Palma y el monarca, quien, blandiendo el bastón en el aire, le hace salir del palacio entre gritos y amenazas luego de que su yerno le dijera que él sólo se había limitado a hacer lo que todos en la casa real.

Felipe, un gris heredero iluminado por la plebeya

El capítulo del príncipe Felipe alterna una edulcorada biografía del heredero, en su mayoría concentrada en sus escarceos amorosos e historias románticas fallidas, hasta conducirlo al retrato de un hombre que, cansado de las negativas del monarca ante sus anteriores novias, se enfrenta para “casarse por amor” con la joven presentadora de RTVE Letizia Ortiz. En unas discretas citas le pinta como a un “niño mimado de la reina” para luego hincharlo como el depositario de la monarquía en compañía de su esposa, la plebeya Ortiz. “La boda entre Don Felipe y Doña Letizia era la transición de una monarquía dinástica a una monarquía burguesa, donde los valores de clase media de la fidelidad, el amor y el romanticismo ocupaban el centro de su unión”, escribe.

Habla de los pormenores de cómo se conocieron;
del carácter obsesivo y controlador de Letizia y de su vida anterior –matrimonio, trayectoria periodística, las tendencias republicanas de su familia-;
de las complicaciones y los rifi-rafes ocurridos durante el enlace;
de la intención de Ortiz de controlar todo cuanto tuviera que ver en la boda pero en todo momento se centra en describir a la actual princesa de Asturias como la tenaz y enamorada mujer que el príncipe y la monarquía necesita.

Alude también Norton a la profunda antipatía que siente el rey Juan Carlos por su nuera. La considera “el enemigo en casa”, por su condición de periodista. Morton relata incluso cómo éste llegó a decirle: “No me gustas, pero haré de ti una reina”. Se explaya algo más Morton en los desplantes sufridos por la periodista a causa de su, a veces incontenible, don de palabra: “Se cuenta que poco después de que doña Letizia entrada en la familia real, todos ellos, junto con el rey Constantinno de Grecia, hermano de la reina Sofía, estaban comentando la situación en Irak, arrasado por la guerra. Había un consenso generalizado en que se trataba de un asunto complicado. Entonces doña Letizia soltó un discurso, que duró aproximadamente 20 minutos, acerca de las cuestiones que enfrentaban a Oriente y el pueblo de Irak. Al cabo de un rato, el rey, que advertía los rostros inexpresivos de los presentes, le dijo a su nuera: “Letizia, ya sabemos que eres la más inteligente de la familia, pero por favor, deja hablar a los demás”.

Hay bastante más sobre el carácter dominante, exigente y mandón de la Princesa de Asturias, quien, lejos de los focos, a veces suele comportarse como una diva: “En una ocasión iban en un avión privado y la princesa no paraba de quejarse al sobrecargo, diciéndole que hacía demasiado calor o demasiado frio. Al final, el sobrecargo le preguntó a don Felipe lo que debía hacer. El príncipe le contestó: “No importa, ella lo único que quiere es dar la lata. Estar al mando. Meterte un dedo en el ojo. Demostrar quién manda”.

Ahora bien, si Morton da a Letizia unas de arena también reparte muchísimas otras de cal para que su cemento quede muy bien: con Letizia, dice, el príncipe ha abierto los ojos al mundo;
es ella la figura joven y renovadora para la familia real e incluso afirma: “En calidad de representante de la mujer moderna y profesional, doña Letizia enarbolaba el estandarte de la igualdad y el progreso”. Tanta insistencia hace pensar que Morton tenía una hipótesis confirmada antes de escribir el libro y que acometió su redacción con la sencilla intención de reafirmarla.

De Botsuana y Corinna, ni pío

Está bien. No puede Morton dejar de mencionar todo lo que ha pasado en estos últimos dos años, pero vale la pena acotar que sus informaciones ni son reveladoras ni pretenden poner a nadie en su sitio. Es, podría decirse, un recuento soft. Habla de la cacería de elefantes de Botsuana a la que acudió el rey Juan Carlos en calidad de invitado por el empresario saudí Mohamed Eyad Kayali sin hacer mayor mención de la participación de Corinna zu Sayn-Wittgenstein, exceptuando la frase: “salió a la luz que se había llevado consigo a la mujer que todo el mundo consideraba su amante”. Se limita a dar por hecho la relación entre ambos como algo aceptado en el entorno de Palacio y llega incluso a hablar de las estancias de Corinna en el Pardo, pero hasta ahí. No menciona en ningún momento las supuestas relaciones entre Urdangarín y Wittgenstein y sobre las reacciones familiares, lo resuelve todo con la reprobación moral que hacen sus hijos del asunto.

Para haber empezado pegando tan fuerte –dice que los Rolling Stones tienen más tiempo juntos que esta familia real reinando- sorprende lo comedido que es Morton con la que, en este momento, podría ser la más atractiva y curiosa de las Ladies of Spain: Corinna zu Sayn-Wittgenstein.





Fuente:
http://vozpopuli.com/actualidad/22932-el-rey-a-letizia-ya-sabemos-que-eres-la-mas-inteligente-de-la-familia-pero-deja-hablar-a-los-demas

_________________
_______________________________



Charlemos
Volver arriba Ir abajo
Kairel
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Zodiaco : Acuario

Signo chino : Caballo

Mensajes : 48455
Fecha de inscripción : 22/11/2007
Localización Localización : Lima limón

MensajeTema: Re: LADIES OF SPAIN by Andrew Morton   Jue Jun 20, 2013 2:55 am

Me imagino que el libro debe ser bastante cortesano con los de sangre real y muy ácido y venenoso con los que no lo son..lo mismo de siempre y tampoco se entera de nada..

Gracias Mechita ups
Volver arriba Ir abajo
http://mifotoanimada.blogspot.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: LADIES OF SPAIN by Andrew Morton   

Volver arriba Ir abajo
 
LADIES OF SPAIN by Andrew Morton
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Charlemos Foro.foroespana.com :: . :: SS.MM . Los Reyes J.Carlos y Sofia-
Cambiar a: