El conde de París en el Gran Premio de Mónaco